OPINIÓN | Ponga un Infantino en su vida…

OPINIÓN | Ponga un Infantino en su vida…

Pónganse por un momento en el lugar de Gianni Infantino, el incomprendido presidente de la FIFA, y adivinen lo que puede estar pasando por la cabeza de este abogado autoerigido como martillo de los hipócritas de la Europa que se rasga las chaquetas por un quítame allá un mundial en la peor de las dictaduras. Me parece que Infantino piensa algo como esto: «Gástate 200.000 millones de dólares en organizar un mundial de fútbol en un desierto para que luego te vayan recriminando minucias como las casi siete mil muertes de inmigrantes trabajando en régimen de esclavitud y a 50 grados de temperatura en la construcción de los estadios, la falta de derechos de las mujeres o la persecución de los homosexuales que se atrevan a mostrar en público sus sentimientos, afectos y deseos.

Pero qué injusta es la vida con los jeques del emirato de Qatar. Después de décadas de ‘Petropolitik’, regando de petróleo a las democracias occidentales que les mendigaban unos cuantos barriles de oro negro a un precio baratito, ahora llegan los señoritos de estos países a cuestionar las costumbres ancestrales de su satrapía medieval.

Perdonen, pero las tradiciones hay que respetarlas. Y, por cierto, vamos a ver, ¿pues no se han celebrado ya mundiales en la dictadura argentina de Videla y en la Rusia de Putin y Juegos Olímpicos en la China que encarcela a sus disidentes? ¿Pero qué es eso de respetar los Derechos Humanos si aquí acabamos de trincar 5.000 millones de dólares? Anda, poneos a ver partidos y a callar. Pan, circo y un buen partido. ¡Qué más queréis, blandengues!».

Pues eso, disfruten y a seguir, que la vida hay que vivirla y este mundial hay que jugarlo…y disfrutarlo.