La impresionante bajada en esquís de Eneko Pou por la 'Brecha Latour' del Balaitus

La impresionante bajada en esquís de Eneko Pou por la 'Brecha Latour' del Balaitus

Los hermanos Pou, pareja española de hermanos escaladores que no paran de buscar nuevos retos en las montañas de todo el mundo, han vuelto a firmar una de sus grandes hazañas. En este caso le ha tocado a Eneko, el mayor de los hermanos, que ha cumplido uno de sus «sueños» al escalar para luego descender en esquís el Balaitus, emblemático pico de los Pirineos de 3.144 metros de altitud.

La hazaña, compartida a través del canal de Youtube de los hermanos en un impresionante vídeo, muestra una bajada explicada con todo lujo de detalles por Eneko. «Estos días tuve el gusto de completar un descenso al que ya le había echado el ojo hace muchos años y nunca había acabado de materializar», arranca el texto en el que explica la aventura.

«Partí desde Vitoria-Gasteiz con la idea de hacer la actividad en solitario, pero tras patear las tres horas que separan la población oscense de Sallent de Gallego del refugio, y juntarme allí con Javier [guarda del refugio de Respumoso], le convencí para que me acompañase», desvela para presentar al acompañante que aparece junto a él en el vídeo.

«A la mañana siguiente ascendimos hasta la brecha con cuchillas y de allí a la cumbre echamos mano de piolet y crampones. Tras un tentempié en la cima (no muy largo porque el día estaba ventoso), cerramos las botas, nos calzamos las tablas, apretamos las fijaciones a todo lo que daban e iniciamos la bajada desde el punto más alto», termina su explicación antes del apasionante relato del descenso.

«La primera ladera con nieve muy dura y una caída expuesta nos hizo concentrarnos al máximo. De ahí, a la famosa ‘Brecha Latour’, donde encontramos una inclinación que alcanzaba los 50⁰, y además muy estrecha. Una vez superada esta, nieve primavera perfecta hasta el mismo refugio», detalló, para después celebrar el hito.

«Feliz de resolver otro sueño de juventud y sentir nuevamente —¡como en los viejos tiempos!— la adrenalina fluir a raudales con cada giro saltado. Otro gran descenso de Pirineos completado, ¡Y ya van unos cuantos!», zanjó un hombre de la montaña que, entre sus muchas otras gestas, ha realizado increíbles descensos desde sus inicios en la montaña.